viernes, 24 de julio de 2009

El final de la historia: Kafka era un mal escritor



A vueltas con el final de la historia. Dice Eduardo Mendoza en este programa de Avión de papel que Kafka era mal escritor, y además un escritor consciente de sus limitaciones, y que su mal radicaba en no tener conciencia de la narración por empezar contando el final.
Efectivamente el final es un verdadero arte. ¡Cuántos libros hay que enamoran al principio y decepcionan al final! He escuchado a algunos jurados de premios quejarse precisamente de lo mal que resuelven el final algunas obras prometedoras.
La cuestión es si hoy en día el final tiene tanta importancia como antes, o si incluso eso que llaman final abierto no es más que una forma de elevar a norma la falta de pericia. Sea como sea, resultaría difícil imaginar una historia sin final. A pesar de que las nuevas formas narrativas, y los nuevos medios narrativos como los videojuegos o la hiperficción, pretendan vencer la linealidad de la narrativa tradicional, en el lector siempre hay una linealidad aunque ahora sea cada vez más diferente a la de los demás lectores, la linealidad se ha personalizado, pero sigue existiendo. ¿Realmente el hipertexto supera la linealidad o simplemente la diversifica?
El final de la obra literaria es sin duda el momento más intenso: puede cambiar todo el sentido de la obra, puede ser impuesto por la sociedad del momento, puede obedecer a intereses comerciales... ¿En verdad la narrativa futura superará la importancia del final o simplemente resolverá el mismo problema narrativo con nuevos recursos?
Yo creo que no, que el final no morirá, que el final sigue estando en los principios de la narración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...